Zapatillas de casa para el Otoño

Las zapatillas de casa para el Otoño tienen que ofrecerte esa sensación de calidez que vuelven a pedir tus pies con el regreso a los días más cortos y  las noches más frescas.

Zapatillas para dar la bienvenida al Otoño en casa

Llega el Otoño y notamos como empiezan a reducirse las horas de luz, los días se hacen más cortos y comenzamos a recogernos en nuestras casas al atardecer porque las temperaturas se hacen más frescas…

🍁 Y sentimos que nos falta algo en los pies al andar por casa, porque el frío del piso ya no nos ayuda a combatir el calor del día… y es en ese momento en el que nos acordamos de que nuestras queridas zapatillas se quedaron todo el Verano en un armario zapatero, o en una esquina del baño, ¡y las tenemos que recuperar!

¿Por qué nos apetece volver a usar las zapatillas de casa después del Verano?

Las zapatillas de casa para el Otoño tienen que ofrecerte esa sensación de calidez y confort saludable para tus pies que tanto necesitamos en los meses fríos del año.

🍂 Pero también tienen que poder permitirnos salir con seguridad al balcón o al jardín, porque durante Septiembre y Octubre todavía estamos a tiempo de prolongar la velada en el jardín, y disfrutar de un bonito paisaje otoñal al atardecer.

Son meses de transición en donde podemos entrar en muchos episodios de inestabilidad del clima, compartiendo en una misma semana sol, nubes, viento y lluvia. Pero lo cierto es que siempre tendremos días más cortos y atardeceres más frescos; y, aunque nos apetece volver a disfrutar de nuestras zapatillas, queremos modelos que se adapten tanto a darnos calor en los pies, como permitirnos salir al exterior protegidos contra la humedad y a salvo de resbalones.

Comprar zapatillas para el Otoño

En Otoño queremos volver a usar las zapatillas para no tener los pies fríos, pero aún necesitamos disfrutar del exterior y de los últimos atardeceres con sol.

🍃 Estas dos necesidades pueden condicionar el tipo de zapatilla que podemos comprar en Otoño, sobre todo desde el punto de vista térmico, ya que unas zapatillas calentitas son la mejor opción para el Invierno, pero tenemos miedo que sean excesivamente calientes para usar durante los primeros meses otoñales.

Buscamos zapatillas que nos aporten protección al exterior, al descenso de las temperaturas y el aumento de las lluvias, pero sin llegar a ser todavía unas calentitas zapatillas de Invierno.

¿Cómo deben de ser unas zapatillas de Otoño?

Las zapatillas de Otoño tienen características similares a las zapatillas de casa que podemos usar a lo largo del año, pero por las condiciones cambiantes del clima, es bueno que tengan unos acabados especiales para poder ofrecer un buen resultado tanto en interior como en exterior.

🌳 Por ejemplo, podemos comprar modelos de zapatillas para casa con suelas de caucho, aislantes y antideslizantes, pero con materiales ligeros y resistentes al agua y a la humedad, como el neopreno o el EVA.

Una ventaja del neopreno es su capacidad para aislar la piel de la humedad, con un tacto muy agradable y confortable. Es un tipo de tejido que ya está contrastado y todos conocemos sus usos, por ejemplo, en los trajes de buceo o de los surfistas; pero también con calzado relacionado con las piscinas y con la playa, como los escarpines y los snorkel, que nos permiten andar sobre las rocas sin hacernos daño en los pies.

En el ámbito doméstico, el neopreno en unas zapatillas también nos aporta una ventaja sobre las zapatillas de paño: la facilidad con la que se pueden limpiar las manchas, si derramas o salpicas las zapatillas con líquidos.

Por su parte, el EVA es un material sintético con apariencia de plástico que se suele emplear en zuecos y zapatos de jardinería, por su capacidad de repeler el agua. Sin embargo, es obligatorio usar un forro textil dentro de las zapatillas fabricadas con EVA, porque no tiene una textura agradable sobre la piel.

Un último consejo si quieres unas zapatillas de entretiempo

Es muy importante que tus zapatillas de Otoño tengan un interior transpirable, para evitar sudoraciones y mal olor. Además, podrás conservar el calor entorno al pie, pero sin incomodarlo.

🌿 Septiembre y Octubre son meses de acomodación térmica, y la bajada de las temperaturas mínimas en casa y el jardín puede ser engañosa. Si sentimos mucho calor en el pie, podemos volver a descalzarnos y dejar expuesta una parte muy sensible al frío del atardecer. ¡Y luego todo son catarros y estornudos!

Las zapatillas de casa en Otoño se pueden convertir en una buena prenda de vestir dentro de casa, y ponerse cómodos para sentarse en el sofá y recuperar el pulso de las series de televisión que dejamos olvidadas durante el Verano.